CubaEmprende Cienfuegos realizó la segunda edición del Txoko. Se dialogó sobre cómo el arte puede fortalecer o demeritar el desempeño de un negocio. El intercambio entre los participantes fue ameno y enriquecedor.

Reunidos todos en círculo y con hilos en las manos, comenzó la segunda edición del Txoko, un espacio para el libre intercambio y el logro de alianzas entre los emprendedores. Crear redes puede ser una de las claves para el éxito de la pequeña empresa en Cuba y ese es uno de los objetivos claves del Txoko de CubaEmprende Cienfuegos. Para esta ocasión se escogió la temática artística y cómo esta puede fortalecer o demeritar el desempeño de un negocio.

Luego de las presentaciones formales los participantes se reunieron en varios grupos y desde allí discutieron en común la pertinencia de tener un conocimiento global —o buscar el asesoramiento oportuno— sobre el valor agregado que ofrece la música, la restauración, la fotografía y las artes plásticas a las empresas particulares.

Un especialista por cada temática dialogó, desde una perspectiva profesional, el asunto; y ofrecieron, asimismo, consejos estratégicos que esclarecieron dudas y abrieron nuevos horizontes. El encuentro fue oportuno, además, para la introspección, para que cada uno se evaluase y trazase estrategias novedosas para el crecimiento personal y social.

Continúa siendo el Txoko una oportunidad para el acercamiento y la creación de redes empresariales; para hacer una pausa y analizar puntos cruciales que intervienen en el desarrollo de los negocios por cuenta propia en el país; es un sitio libre de competencia, donde el lenguaje es común y los esfuerzos: colectivos.

Si no ha participado aún, contáctenos y acompáñenos durante la tercera edición.