ENSO es un grupo experto en la aplicación y usos del diseño. Ha recibido asesoría de CubaEmprende y participó en la primera edición del Txoko, un evento creado para lograr vínculos profundos entre los emprendedores

Alex no sabe dibujar. Cuando coloca un lápiz sobre un papel nada sale, nada brota, nada se crea. Sin embargo Alex es diseñador. Su proceso rompe con toda lógica, pero así como la rompe, la re-crea. Aunque pueda parecer absurdo, su mundo creativo comienza y termina en la PC. A través de fórmulas casi mágicas produce su obra —que es altamente competitiva—solo digitalmente. “Eso me lo han criticado mucho”, me dice, pero ¿acaso se puede amonestar a alguien por tener métodos funcionales y enigmáticos?, pienso, pero no le digo y continuamos conversando.

“Cuando voy a diseñar algo, me gusta hacer estudios homólogos, ver qué puedo construir, hasta dónde puedo llegar, qué hay hecho y qué no. Lo mismo puedo ponerme a trabajar a las tres de la madrugada o en las tardes. Todo empieza desde cero: abro la computadora, coloco las dimensiones y me pongo a trazar, a hacer cosas, es algo muy raro que ni yo entiendo”.

Conversar con Alex es casi como asistir a una exquisita comedia. Sus términos urbanos mezclados con una cadencia particular e incisiones de spanglish te obligan a prestar mucha atención —y a hacerlo todo el tiempo— para entender. Pero ahora, hago una pausa, porque si digo que en realidad Alex es graduado de Licenciatura en Informática, todo esto de los enigmas crecerá un poco más.

Según me cuenta, casi todo en su vida ha sucedido por asociaciones y lineamientos, al parecer, ajenos a él, lo que lo ha llevado desde este giro entre la informática y el diseño, a vencer una Maestría en Administración de Negocios en 2016 y actualmente cursar otra de Diseño Gráfico Avanzado, modalidad a distancia, en el Instituto de las Artes de California, que fuera regalo de un amigo.

El negocio de Ale está próximo a cumplir un año, tienen un estudio-casa (en Buena Vista) improvisado, desde donde han nacido todas sus producciones. A pesar de eso ha ido in crescendo, tanto en profesionalismo y seriedad, como en la calidad y magnitud de los negocios. Se nombran ENSO y son un estudio de diseño avanzado, donde el fuerte es el diseño gráfico pero también la producción y montaje, dos jóvenes lo llevan adelante con mucho empuje Alex García Pérez y Rolando Soto Hernández. A veces se les unen algunos colaboradores para producciones específicas que lo requieran, “no pude buscarme otro equipo mejor, en trabajos grandes han dado incluso más que yo, no me puedo quejar”.

En un período de tiempo muy corto Alex tuvo varios reveses y sucesos en su vida personal que lo hicieron girar 180 grados su perspectiva y deseos de hacer. Fue como decidió abandonar la Universidad de Cienfuegos, donde trabajaba como diseñador en el Grupo de Comunicación Institucional, para fundar esta empresa.

“Todo sucedió muy rápido —confiesa—, le comenté la idea a los que hoy son los inversionistas del negocio, incluso fue en una fiesta, y ellos estuvieron de acuerdo. Todo fluyó, y en menos de un mes ya se concretó la idea y comenzaron a enviarme los equipos para trabajar. Contamos hoy con plotters de corte, una impresora de gama alta, máquinas de sublimación, plancha para pulóver, gorra, jaba, losa, tasa. Casi por casualidad di con Soto y comenzamos a trabajar juntos. Hemos pasado por momentos incómodos, pero hemos salido adelante.”

Varios logos de la ciudad llevan el sello de esta joven empresa de diseñadores. Algunos pertenecen a negocios muy reconocidos como la cafetería Big Bang, pero muchas otras identidades también defienden y consolidan una marca contemporánea, adaptable y funcional.

“Yo quiero que nuestro diseño pueda llegar a la gente, —me dice Alex— que no sea solo para diseñadores, que le guste a todo el mundo, que cualquiera pueda comprar los productos, que lo entiendan”.

Aún es fuerte para ENSO el enfrentamiento con el manejo del negocio, con las cuentas, “definitivamente eso es lo que más duro nos golpea, nunca me había enfrentado a los costos, las inversiones, los papales, los trámites. También me ha sucedido que no bajo las escaleras del estudio en una semana. Pero la paso súper bien”.

A Alex se le acabaron los tiempos libres prolongados, la manera en que organiza su trabajo no le deja mucho espacio para sí mismo. Pero está feliz. Ni siquiera había pensado en que pudiera llegar un momento de crisis de clientes, “eso no me había pasado por la cabeza. El poco tiempo libre que nos va quedando lo hemos empleado en la marca del estudio, en actualizarla. Ya no tenemos ni los fines de semana para nosotros. Hasta ahora no nos ha faltado trabajo. Me sorprende cuando me detengo y miro atrás y veo todo lo que hemos podido hacer”.

ENSO ofrece otra serie de servicios además del diseño de marcas: ambientación gráfica, manual de identidad, diseño y montaje de carteles lumínicos, diseño web, campañas publicitarias, ilustraciones y portadas de libros, impresión sobre madera y tela y ruteados en pvc.

Su futuro es muy prometedor, son unos jóvenes que trabajan con profesionalidad y respeto para que la marca siempre sea diferente.


Página en facebook